Algunas veces nos sucede que instalamos un paquete para probar algo y éste instala varias dependencias, las cuales no se desinstalan automáticamente al desisntalar el paquete que las solicitó; o sencillamente desinstalamos un paquete pero sus dependencias no se eliminan por completo. El resultado de esto (que en mi caso es muy frecuente), son varios paquetes que no son usados y que están ocupando espacio en nuestro disco. A mi eso me incomoda un poco y algunas veces no me deja dormir (en serio), entonces en pro de un buen descanso y del espacio libre en disco, me puse a buscar una solución y encontré un comando bastante útil.

package-cleanup

Suena bastante obvio y hasta me sentí un poco mal por no conocerlo desde antes, pero fue más fuerte la alegría de saber que tenía en mis dedos la solución a aquellas noches sin poder dormir. Este comando lo que hace es listar y/o eliminar, dependiendo de la configuración, los paquetes que no están en uso, los que están huérfanos, los duplicados, los que entran en conflicto con otros y los kernels viejos.

La forma más común como yo lo uso es:

# package-cleanup –leaves

Con eso listo los paquetes que no están siendo usados (innecesarios) y procedo a eliminarlos “manualmente”. Posteriormente ejecuto el comando nuevamente para buscar nuevos paquetes innecesarios. Para borrar todos los que tenía sin usar tuve que ejecutar el comando 5 veces.

Para más información acerca de este comando ustedes ya saben el man está siempre a la orden:

# man package-cleanup

Espero que le sea útil a alguien y pues si tienen algún otro uso de este comando o alguna otra forma de hacer esta tarea, no duden en comentarla.